Funcionamiento de un vehículo

Funcionamiento de un vehículo

Funcionamiento de un vehículo, además de aplicar y respetar las normas del Código de Circulación en todos sus desplazamientos, un buen conductor debe saber cómo funciona un coche y tener buenos conocimientos de mecánica para poder enfrentarse a todo tipo de situaciones.

Cuál es el Funcionamiento de un vehículo

Para que un vehículo avance (o retroceda), una vez arrancado el motor, el conductor debe utilizar el embrague, cambiar de marcha con la caja de cambios y pisar el acelerador.

Esto permite que la energía generada por el motor se transmita en energía mecánica y así lograr el movimiento de las ruedas: esta es la base del sistema de transmisión.

Información general sobre el funcionamiento de un vehículo

En primer lugar, es importante saber que el chasis protege el equipamiento interior de un vehículo. Dependiendo del modelo de coche, las ruedas motrices se sitúan en la parte delantera o en la trasera, y más excepcionalmente en la parte delantera y trasera.

En la posición engranada, las ruedas son motrices y la primera marcha, aunque no permite una conducción rápida, es la más potente, ya que permite arrancar un coche cuando está en punto muerto.

Se habla de «exceso de velocidad» cuando la velocidad alcanzada es superior a la pasada y de «falta de velocidad» cuando la velocidad alcanzada es inferior a la pasada.

Hay tres posibilidades: el pedal de freno, el freno motor y el freno de mano. Sin embargo, el freno de mano sólo debe utilizarse cuando sea necesario: parada de emergencia, arranque en pendiente y estacionamiento.

El panel de instrumentos y el funcionamiento de un vehículo

Cuando se gira la llave a la posición «ON» en el encendido, se enciende la luz del salpicadero. Sin embargo, para que se enciendan las luces del salpicadero, la llave debe estar en la posición «START».

En un coche, todo el equipo está conectado a un ordenador interno, que a su vez está conectado al salpicadero. La finalidad del salpicadero es informar al conductor de que el vehículo funciona correctamente y avisarle si se produce algún fallo.

Gracias a los mandos y a las luces de aviso, se pueden dar alertas rápidamente durante un viaje.

Iluminación y el funcionamiento de un vehículo

En la mayoría de los coches, los faros pueden contener varias bombillas que deben ser revisadas regularmente. En efecto, conducir con faros defectuosos es una infracción que se sanciona con una multa.

Cuando un conductor enciende sus faros, un indicador luminoso aparece en el salpicadero para informarle de ello (otra luz indica la posición de «frases completas»).

En los vehículos más nuevos, los sensores de luminosidad pueden controlar automáticamente el funcionamiento del alumbrado exterior.

Mantenimiento y reparaciones sencillas

Una revisión exhaustiva del vehículo antes de emprender la marcha ayudará a evitar ciertas averías y a que la conducción sea más segura y tranquila.

Inspección técnica y el funcionamiento de un vehículo

La inspección técnica es obligatoria para todos los vehículos y debe realizarse cada 2 años, excepto para los coches nuevos de menos de 4 años.

Al final de la inspección, hay 3 posibilidades:

  • el vehículo puede ser conducido (se coloca la letra A)
  • el vehículo se somete a una segunda inspección en el plazo de 2 meses (se coloca la letra S)
  • el vehículo ya no puede conducirse (se coloca la letra R)

En el primer caso, se coloca una pegatina en el enchufe para indicar la fecha de la próxima inspección técnica.

Neumáticos y el funcionamiento de un vehículo

Los neumáticos deben volver a inflarse cada mes, la presión correcta suele estar entre 1,8 y 3 bares. Para conocer la presión exacta necesaria para su vehículo, consulte la información que figura en el adhesivo situado en el borde de la puerta del conductor.

Cuando se instalan en el mismo eje, los neumáticos deben tener las mismas características. La profundidad de desgaste prescrita es de 1,6 mm.

Más allá de esto, el riesgo de un pinchazo es muy alto. Si esto ocurre, es esencial que el usuario tenga el equipo necesario en su vehículo para poder intervenir de forma independiente.

Los principales puntos a comprobar

Estos son algunos de los puntos que debe comprobar regularmente antes de conducir:

  • el nivel del indicador de combustible
  • presión de los neumáticos
  • el correcto funcionamiento de las bombillas
  • nivel del líquido de frenos
  • el estado de la batería
  • nivel del líquido limpiaparabrisas

También es aconsejable lavar regularmente el exterior del coche para que la acumulación de polvo no impida la visibilidad durante la conducción. Los vehículos con aire acondicionado también deben ser revisados visualmente para detectar fugas.

Conocer bien el funcionamiento y la mecánica de un vehículo permite al conductor comprender y controlar mejor su entorno una vez al volante, pero también anticiparse a la aparición de averías y limitar el riesgo de accidentes.

Vídeo sobre el funcionamiento de un vehículo

Vídeo sobre el funcionamiento de un vehículo, del canal:

Todo Montaña